5 secretos para conseguir que mis hijas lleven una alimentación saludable

Escribo este artículo porque una de las grandes preguntas cuando venís a los cursos y las consultas es ¿como consigo que mis hijas tengan una alimentación saludable?, ¿como hago para que quieran comer aquello que les doy?, ¿como puedo introducir mas cantidad de verdura? y así una larga lista de preguntas para conseguir el mismo objetivo: que mis hijos tengan una alimentación que les beneficie en su salud.

La verdad que, no te voy a engañar, es un tema en el cual vas a tener que trabajar duro para conseguir los objetivos que te has propuesto, pero si, con los niños se puede trabajar de tal manera que ellos poco a poco vayan adquiriendo una alimentación sana y equilibrada.

Hola, soy Nerea, madre de tres hija, Lola, Morgana y Candela y yo, como la mayoría de las madres, estoy preocupada por la alimentación de mis hijas y quiero que ellas tengan una alimentación que les ayude a crecer con salud y llenas de energía y vitalidad.

Así que he decidido hacer este pequeño esquema con ideas que se que te van a ayudar y si las pones en práctica en poco tiempo vas a ver como sus costumbres van cambiando y vas consiguiendo esos pequeños logros que te habías propuesto ;-)

¡¡Vamos allá!!

5 claves para conseguir que mis hijas tengan una alimentación sana

1.-En mi casa solo entra la comida que yo decido: aunque durante un tiempo estuve viviendo en casa de mi madre y era imposible de controlar, esta es una de las decisiones mas importantes que tomé cuando volvía mi casa. No se puede obligar a nadie a comer lo que no quiere porque, la imposición es una batalla perdida así que pide respeto por tu espacio. Al igual que en mi casa no se fuma, no se pintan las paredes, no se come azúcar, ni productos procesados. En esto soy firme y no doy un paso atrás. Además cuando se lo explico a alguien, no lo pinto de color de rosa si no que soy clara: “en mi opinión el azúcar es un veneno”.

2.-Voy a hacer la compra con mis hijas: compramos todo en tiendas de
alimentación ecológica, así que por lo menos, se que no van a ver productos que van a querer que yo jamas compraría. Preparamos una lista, con todo lo que falta, miramos los cereales, legumbres y todos los ingredientes con los que cocinamos habitualmente y por supuesto ellas, siempre eligen algo que se sale de la lista. Tenemos el trato de una cosa cada una. Si yo creo que no es bueno, se lo explico y llegamos a un acuerdo con otro producto que yo creo que es mejor. Siempre acabamos con una bolsa de chips, unos panes de pita, ketchup sin azúcar… Y eso a ellas les encanta porque saben que yo no lo compraría pero ellas han conseguido su objetivo que es sentir que también pueden tomar sus propias decisiones.

3.-.Cada cierto tiempo vamos a alguna huerta: en Pamplona hay huertas al rededor de la ciudad. Todo el mundo conocemos a alguien que tiene una huerta. Así que este es un buen plan para ir a pasar una tarde. Que ellos entiendan que las lechugas no salen embolsadas, ni los calabacines son todos iguales si no que hay feos pero que están buenísimos. Este, es uno de los mayores aprendizajes. Las cosas que no le explicas a tu hijo o hija, no se las va a explicar nadie porque solo nos enseñan a producir y no ha disfrutar de nuestro entorno. Si no tienes una huerta o algún amigo que tenga, puedes montar un pequeño huerto en el balcón. A mis hijas eso les encanta porque luego son incapaces de decir que eso que han regado y cuidado con tanto amor no se lo van a comer.

4.-Les explico las cosas tal y como son: sería maravilloso, vivir en un mundo en el que nadie sufriría, la comida estaría repartida equitativamente,que haríamos siempre lo que quisiéramos… Pero no es así, entonces, ¿porque mentirles sobre esta realidad? Con esto no estoy diciendo que machaques a tus hijos a base de poner el telediario (nosotros no vemos la tele) ni que le hagas sentirse culpable por lo que pasa pero… Si hacerle consciente del valor que tiene la comida, del coste que tiene para la naturaleza el consumo indiscriminado de cosas que luego no utilizamos para nada, del daño que hacen los pesticidas para su cuerpo y para el ambiente… Ser claro sin hacerles responsables ni hacerles sentir mal.

Mis hijas también me preguntan porque no tomamos lácteos en casa y nos reímos cuando decimos: “la leche de la ama es para las niñas y las de las vacas para sus terneros” “¡como nos vamos a beber su leche!!” y sí, cuando mis hijas dicen esto, mi madre pone cara rara como la mayoría de las abuelas!!!

5.-Fuera de casa ellas deciden: uno de los valores mas importantes en mi familia es el respeto. No solo físico si no también respetar que tomen sus propias decisiones.

A lo largo de los años, ellas, han aprendido que no todo vale y también han aprendido que de vez en cuando uno puede saltarse la rutina, sobre todo cuando hay algo nuevo así que… Cuando un amigo suyo aparece con algo de comer que normalmente no comemos (kas, coca cola, bocadillos de embutido, gominolas comerciales…) a el las les aparece las ganas de probar y ver a que sabe así que adelante!! La única explicación es no felicitar ni decir “a que esta bueno” Por supuesto un bollo de chocolate a un niño siempre le va a parecer bueno porque están perfectamente diseñados para que les guste así que no puedes luchar contra esto.

Mi explicación es bastante clara. “Si, esta bueno pero eso no es alimento y en nuestra familia hemos decidido que no lo vamos a comer”. “Disfrútalo cuando alguien te de pero la ama no va a comprar esas cosas porque creo que no son buenas para tí”

Si quieres lo mejor para tu hijo, le tienes que decir porque tomas esas decisiones, porque le das la comida que le das, porque eliges ese colegio, porque no le dejas ir en bici sin casco. Ellos entienden si se lo explican con paciencia y además luego se lo explicarán a sus amigos.

¿Que te ha parecido?, ¿Crees que vas a poder poner en práctica lo que te acabo de contar?

Si, se que ahora te puede parecer difícil, pero te propongo un reto, ¿Que te parece si poner en marcha cada una de estas ideas por semanas? De esta forma, tendrás la sensación de ir haciendo pequeños cambios sin volverte loco. Porque cuando intentamos hacer muchos cambios a la vez, los solemos dejar en poco tiempo, a no ser que tengas una fuerza de voluntad de hierro.

Así que…

-Semana 1: Eliminar de tu casa todo aquello que creas que no es bueno para tus hijos. Te dejo aquí un artículo en donde hablamos sobre que tiene que contener tu despensa: pincha aquí

-Semana 2: Ir a hacer la compra con tus hijas y no comprar nada que no entraría en tu despensa ;-)

-Semana 3: buscar una huerta en donde poder pasar el rato con tus hijos/as

-Semana 4: comienza a hablarles a tus hijos de la realidad de la comida, que les nutre y que les hace daño a la larga

-Semana 5: fuera de casa déjales decidir y esto conlleva un trabajo personal de aprender a soltar, a darles confianza.

Si necesitas ayuda, te recuerdo que nosotras estamos aquí para darte soluciones específicas para tus problemas específicos.

Así que si te ha servido de ayuda nos gustaría saber cuales son tus aventuras con tus hijos/as y como consigues solucionarlas.

Puedes hacerlo a través de los comentarios de aquí abajo ❤️

Leave a Reply


You must be logged in to post a comment.