Cocina macrobiótica de Invierno

Hoy vamos a hablar de la cocina macrobiótica de invierno.
En la cocina macrobiótica es muy importante adaptar nuestras comida a cada estación. 
¿Sabes por qué?
La razón es que  en cada una hay unas condiciones de presión atmosférica, temperatura, humedad y luz diferentes.
Si somos capaces de adaptarnos a estos cambios y armonizar nuestro cuerpo con el ambiente, vamos a sentirnos mucho mejor,  ser más resistentes a enfermedades de ajuste temporal, y a tener mucha más energía.
Si nos fijamos en nuestro entorno, durante los 12 meses del año, se van dando muchos cambios.
En los meses de invierno los días son los más fríos, húmedos y cortos de todo el año.
La naturaleza se aquieta, reposa coge fuerzas para la llegada de la primavera.
Para adaptarnos a los ciclos de la naturaleza nosotros también deberíamos estar en reposo. Intentar  evitar el frío y nutrir nuestro cuerpo con calor.
Así, como cambiamos nuestras ropa según van transcurriendo las estaciones, también deberíamos adaptar nuestra alimentación.
Si hacemos esto, no sólo llevaremos mucho mejor el frío, también cogeremos fuerzas para prepararnos para la llegada del siguiente ciclo: la primavera.
El invierno según la teoría de las 5 transformaciones corresponde al elemento agua. Su energía es flotante, de reposo.
En esta època se activan los riñones y la vejiga. A su vez podemos relacionarlo con el sistema reproductor.
Según la medicina tradicional china en los riñones se alberga nuestra energía vital. Cuidar y nutrir el elemento agua nos proporcionará más vitalidad y fuerza.
 ¿Cómo adaptarnos a esta estación?
-Intentando tener más horas de descanso
-Eligiendo alimentos que nutren este elemento y órganos como: azukis, soja negra, trigo sarraceno, arroz dulce, avena y alga kombu.
_OSC8084
-Eligiendo verduras  y frutos de la estación: verduras de raíz,coles, brócoli, coliflor, castañas..
-Eligiendo formas de cocción  más largas, y a fuego lento, que nos calienten a nivel profundo como: nishime, kimpira, estofado largo y  horno.
nishime
También es importante evitar el exceso de líquidos, las bebidas frías, los alimentos crudos, las frutas tropicales, el café y los excitantes, el exceso de sal y  la proteína animal .
En la actualidad en muchos hogares se comen los mismos alimentos durante todo el año. Ya que si vamos a los supermercados tenemos  tomates en invierno  y coles en verano. El criterio para decidir cual va a ser nuestra comida diaria es la prisa y el gusto.
Si echamos la vista hacia tras,  y no hace falta irse muy lejos, se podía ver con claridad en que consistía un comida de estación.
¿Lo recuerdas? Yo recuerdo perfectamente los platos de garbanzos con berza de mi abuela. Del aroma y el vapor en la cocina saliendo de los pucheros.  Del olor y la sensación de acogimiento y calor en la cocina.
¿Tú también tienes esos recuerdos ? Hagamos que el aroma a puchero siga calentando nuestros hogares en el frío invierno.
Si quieres más información de como adaptarte al invierno, con menús semanales y recetas para que puedas practicar en casa, puedes tener nuestro e-book de Cocina de invierno aquí