Ensalada templada de cuscus y kale

La primavera se huele en el aire, se siente en la piel y en el ánimo.
Me despierto por la mañana y lo primero que escucho son los pajaritos que me animan a levantarme para disfrutar de las horas de luz que van a en aumento cada día.
Después del reposo, del letargo de la naturaleza en la estación fría, es momento poco a poco de quitarnos las capas de ropa que cubrian nuestra piel. Para dar paso a ropa más ligera que nos permita estar en contacto con el aire.
Del mismo modo, nuestros hábitos también van a ir cambiando, para aromonizarnos con esta danza infinita que se da en la naturaleza. Para conseguir esta armonía es esencial que nuestra alimentación también vaya cambiando. Y que poco a poco los guisos de invierno vayan acompañandose de verduras de primavera, cocciones más livinas, que nos permitan también sentirnos más ligeros.
En los próximos artículos iremos hablando de la cocina de primavera, y de como poder ir adaptandonos a ella con nuestro hábitos. Para comenzar hoy quiero compartir una receta que es muy representativa de esta apertura hacia el nuevo ciclo de la transformación árbol-primavera.
Se trata de una ensalada templada de cuscus y kale con su salsita de mostaza. Te cuento  como la he preparado:
Ensalada de cuscus
Ingredientes:
-1 vaso de cuscus
-1 vaso de agua
-sal
-6 hojas de kale. Si no tienes puedes hacerlo con col
-1 zanahoria grande
-1 manojo de rabanitos
-pipas de calabaza tostadas
-20 aceitunas
-germinados de alfalfa ( o los que prefieras)
Para el aliño:
-1 cucharadita de mostaza
-1 cucharadita de aceite de oliva
-2 cucharadas de agua
-1 cucharadita de concentrado de manzana
Preparación:
Esta ensalada tiene parte de verduras prensadas: la zanahoria y el rabanito. Y otra parte escaldada: el kale.
Vamos a comenzar con la parte prensada:
Lavamos y cortamos la zanahoria en palillos finos y el rabanito en medias lunas finas. Los ponemos en un bol, añadimos sal y amasamos con las manos. Cuando comience a salir un poquito de liquido lo metemos en una prensa. Si no sale líquido o se humedecen un poco las verdura podemos añadir un poquito más de sal.
Lo metemos en una prensa de verduras y los tenemos como mínimo 30 minutos.
Si no tenemos prensa de verduras podemos prensarlas de este modo: Cogemos dos platos o fuentes hondas del mismo tamaño. Ponemos la verdura en una de ellas y sobre ellas el otro plato o fuente. Y le ponemos un peso encima para que presione. Puedes ser un bote de conservas, un libro piedra..
Para escaldar las hojas de kale: Las lavamos y les quitamos con el cuchillo la parte central más dura. Y las partimos en 4.
Ponemos agua en un cazo y lo ponemos en el fuego. Cuando comience a hervir añadimos una pizca de sal e introducimos las hojas de kale. Las meteremos en pequeña cantidad en el agua para que no pierda su hervor. Las mantenemos en el agua durante 2-3 minutos. Veremos que su color es intenso, ese es el punto que nos indica que están listas.
Vamos escaldando de este modo todas las hojas.
Para preparar el cuscus:    
Ponemos un vaso de agua en un cazo al fuego. Cuando comience a hervir añadimos un poquito de sal y el cuscus, mezclamos bien. Apagamos el fuego y tapamos. Dejamos reposar durante 10 minutos y el cuscus ya estará listo.
Para preparar el aliño:  
Mezclar en un vaso o bol todos los ingredientes: mostaza, agua, concentrado de manzana y aceite.                                                                                                                                                             
Para montar la ensalada:  
Ponemos en un bol el cuscus, las hojas de kale escaldadas, el rabanito y zanahoria prensadas, las aceitunas que habremos partido en trocitos.  
Añadimos el aliño y mezclamos bien.
Servimos con pipas de calabaza tostadas y geminados.
A que te mueres de ganas de comertela ahora mismo 🙂
                                                                                                                                         
 

Leave a Reply